Mi Utopia – M.G.

 

Mi utopía

Como voy a creer
que el mundo se quedó sin utopías

como voy a creer
que la esperanza es un olvido
o el placer una tristeza

como voy a creer
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo sea

como voy a creer
que el horizonte es la frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada

como voy a creer
que tu cuerpo
no es algo mas que lo que veo
o que tu amor
no es el desnudo de tus ojos
ni la parsimonia de tus manos

como voy a creer
que eres tan solo lo que miro
acaricio o deseo

como voy a creer que la utopía no existe
si tu
amada
eres mi utopía.

M.G.

Anuncios
de Manuel Gandarias Carmona Publicado en Nube

Liras – Sara de Ibañez

 

¿Por qué me duele el cielo
su luz de llaga que olvidó la muerte?
¿Por qué este oscuro duelo
que mi lengua pervierte
y en mi propio verdugo me convierte?

Voy a vivir la estrella
voy a tocar su frente de alegría.
Voy a matar la huella.
Voy a estrenar el día.
Voy a olvidar la gran palabra fría.

Voy con el agua entera
llena de pechos vivos y rumores;
la mansa, la viajera
de los largos temblores,
la de los infinitos ruiseñores.

Voy por la savia oscura.
Voy a crecer con cedros y palmeras.
Voy por la rosa pura,
por las enredaderas,
por los pausados musgos de las eras.

Por la vena de oro
suelto mis minerales sensitivos.
Gastaré mi tesoro,
mis panales altivos,
la silenciosa luz de mis olivos.

de Manuel Gandarias Carmona Publicado en Nube

Bajo la enredadera – M.G.

 

BAJO LA ENREDADERA

Mi corazón no sabe lo que espera,
pero yo sé que espera todavía…
igual que aquella noche que llovía
y te besé bajo la enredadera.

Tu amor se fue como si no se fuera…
pues algo tuyo vuelve cada día…
y me dejaste la melancolía
de doblar el pañuelo a tu manera.

Esta noche de viento y lluvia fría
quiero pensar que si tu amor volviera…
al dejar de llover, ya no se iría.

Y estoy aquí, bajo la enredadera…
y como aquella noche en que llovía
mi corazón no sabe lo que espera.

M.G.
de Manuel Gandarias Carmona Publicado en Nube

FUGAZ – DYLAN THOMAS

 

Y no tendrá dominio la muerte
Dylan Thomas

No sé si este poema es el que tú necesitas,
si sus sonidos dicen más que sus silencios.

Tómalos como abrigo de lana, como plato caliente.
Si no en ti, en alguna parte de ti habrán de sonar,
aunque yo no sepa guiarlos.
¿Quién puede, con palabras, guiar una voz
cuando el decir y el sonar no son idénticos?

Ahora pienso en ti. Es bondadoso este evocar
venido con el frío como el mejor regalo.
¿Pensarás tú en mí? ¿En qué porción
del espacio se unirán los recuerdos?

Debe de existir algo sagrado
si este pensar te trae y me lleva.
Un dios manchado con mi misma carne,
respirando con tu mismo aliento.

Nada es firme, ya sé, los vientos pasan
trayendo vientos de otras tierras.
También este viento con pájaros
que me estrecha contigo como si tuviera miedo.

Miedo a nombrar y romper estos días,
miedo de que te canses y vayas de pronto,
miedo a no saber despedirme
y a carecer de antídoto contra el miedo.

Ya he dicho demasiadas veces adiós
y todas esas veces he muerto un poco.
No me digas adiós, quédate siempre,
y no tendrá dominio la muerte.

En la hora suprema sabremos por fin
lo que el tiempo ha hecho de nosotros.

de Manuel Gandarias Carmona Publicado en Nube

Por ejemplo…..

 

Por ejemplo….

 

Te diré algo que no sabes…

por ejemplo….

Que eres causa y efecto

de mi felicidad.

Dime algo que no sepa,

que mis dedos fueron flores

subiendo por tu cuerpo,

que me hechas de menos.

Te diré algo, que muchas veces

me levanto y siento que estas tan lejos de mi cuerpo,

que hay tanta distancia desde mi alma a tu alma.

Que no reflexionó, para no llorar por lo que siento.

Más puedo escribir que me amas

que un día decidimos vivir nuestro desorden.

Y que nos queremos por ello.

Que hubo una tarde en la que

hicimos el amor durante tantos

siglos.

Que aún hoy estoy sintiendo.

 

M.G.

de Manuel Gandarias Carmona Publicado en Nube