Así dejó España Zapatero

 

Así dejó a España Zapatero

Tanto en lo bueno como en lo malo, Zapatero fue un presidente de récords económicos. En su primera legislatura la tasa de paro alcanzó el nivel más bajo de la historia reciente y las cuentas públicas entraron por primera vez en superávit.

Pero estos hitos se convirtieron pronto en un espejismo más. El problema es que logró estos datos al poco tiempo de llegar a La Moncloa gracias, en gran medida, a la burbuja inmobiliaria y a la saneada herencia de las cuentas públicas que dejó el anterior Ejecutivo.

Para evaluar el impacto de sus políticas hay que mirar a la segunda legislatura, en la que también hay grandes marcas, aunque no tan alentadoras, que pasarán a los libros de historia.

Las estadísticas dan un abrumador suspenso al testamento económico de José Luis Rodríguez Zapatero. El Ejecutivo socialista dejará La Moncloa a finales de 2011 con el PIB al borde de la recesión, con más de cinco de millones de personas en desempleo y con una agujero presupuestario y una deuda pública mucho mayor que la que dejaron Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González y José María Aznar cuando abandonaron la presidencia del Gobierno.

Sus decretos también se estudiarán en las universidades: especialmente el mayor recorte del gasto social de la democracia, que se aprobó de un plumazo en mayo de 2010, y la mayor subida de impuestos de la historia reciente, que llegó de la mano de los Presupuestos Generales del Estado de 2010.

Duro golpe a la actividad después de casi cinco años de crisis
Crecimiento nulo. Éste es el último dato de actividad que pudo exhibir Zapatero y su vicepresidenta económica, Elena Salgado, en público. La desconfianza generada por la tormenta de la deuda y el golpe de las subidas de impuestos al consumo hicieron que España volviera, varios meses después, al filo de la recesión. Cuando se convocaron las elecciones, todos los analistas y los servicios de estudios pronosticaban que el repunte de la actividad durante el verano gracias al turismo permitiría al candidato del PSOE exhibir temporalmente que España se recuperaría.

España destruyó decenas de miles de empresas por la morosidad pública y el parón del crédito, monopolizado prácticamente por las administraciones.

Sin embargo, la incapacidad de los líderes europeos frente a la crisis puso en jaque la recuperación, algo que los estrategas políticos no esperaban. En términos interanuales, Zapatero dejaría el PIB creciendo un exiguo 0,7%.

Lejos del avance de la actividad del 1,7% cuando se fue Calvo Sotelo y del avance del 2,2% al final de la era González. El abismo es mayor si se compara con la tasa de crecimiento que dejó José María Aznar: un repunte interanual del PIB del 2,9% en el primer trimestre de 2004.

Batacazo en el empleo y récord histórico de parados
El paro es, sin duda, el dato que más empaña la gestión del Ejecutivo. Sin embargo, Zapatero podrá defenderse, si bucea en las estadísticas, diciendo que la peor herencia no es la suya, sino la de Felipe González.

Depende de los datos que se miren. En número de parados, el legado de Zapatero fue, sin parangón, el peor. Se fue de La Moncloa con más de cinco millones de parados, si se tienen en cuenta las estadísticas ‘Eurostat’. Felipe González dejó el país con 3,7 millones de parados y Calvo Sotelo y Aznar con 2,8 millones de desempleados.

No obstante, habría que analizar la tasa de paro, que elimina el efecto del aumento de la población, para hacer una comparación más ortodoxa. La era Zapatero se cerró con un 21,5% de la población activa desempleada, según los datos del Instituto Nacional de Estadística, algo por debajo del 22,8% que dejó en herencia González. A cierta distancia está el legado de Calvo Sotelo, que dejó la tasa de paro en el 16,6%, y el de Aznar, en el 11,5%.

Ni las actuales de Rajoy, ni por supuesto, ninguna de las cifras de paro mencionadas, se considerarían aceptables en ningún país europeo, por lo que habrá que continuar haciendo  reformas laborales, en la negociación colectiva y en la fiscalidad para favorecer la creación de empleo cuando España vuelva a la senda del crecimiento estable.

La Comisión Europea sigue considerando  preocupante que el conjunto de la zona euro se mantenga al 10% de la población en edad de trabajar en el paro Mientras tanto, Zapatero se despidió con una tasa de paro juvenil del 46%, con 1,4 millones de familias con todos sus miembros en paro y duplicando el desempleo de larga duración.

Desequilibrio sin precedentes en las arcas de las administraciones públicas
Ningún presidente ha dejado un agujero presupuestario tan abultado como el de Zapatero.Los números rojos equivaldrían al final de 2011 al 6,6% del PIB. Esta cifra podría ser peor si se tiene en cuenta que los ingresos tributarios no terminan de arrancar (de hecho estaría en negativo si no fuera por las subidas fiscales del Ejecutivo), que los ingresos de la Seguridad Social cayeron un 2,6% y que los gastos del sistema de pensiones aumentaban a un ritmo del 2,3%. Para colmo, a mitad de 2011 las autonomías ya habían acumulado casi todo el déficit con el que acabaron el año.

El balance de los números rojos fue peor al abrir el melón del déficit oculto en el comienzo de la primera legislatura del PP.

Pero hay otra patata caliente, la de la prórroga de los Presupuestos. El calendario electoral que Zapatero puso sobre la mesa obligó al nuevo Ejecutivo a elaborar un decreto para actualizar las cuentas del Estado en menos de dos semanas. Sobre esta Ley estuvieron puestas todas las miradas, ya que evidenciaría si el nuevo equipo de La Moncloa estaría dispuesto a hacer, con urgencia, como lo hizo, los sacrificios que exigía Bruselas.

La deuda de las administraciones, en el 67,4%, camina hacia el 90% del PIB
Los compromisos electorales superfluos e improductivos (como el cheque de 400 euros en el IRPF, el Plan E o el cheque bebé) no  salieron gratis. El endeudamiento de España  creció de manera vertiginosa desde que Zapatero llegó al poder. En 7 años la deuda pasó del 46,2% al borde del 70% en 2011. La Comisión Europea calculó que rozaría el 90% del PIB en 2013, una herencia a la que contribuyó el avance de los compromisos de gasto a largo plazo  (que todavía no se había ejecutado) del Gobierno Zapatero.

El mercado inmobilario seguía sin tocar fondo
Zapatero dejará el cargo con el mercado inmobiliario hundido. El presidente cultivó el boom de la vivienda en sus primeros dos años y no logró el “aterrizaje suave” que vaticinaba su partido. La burbuja continuó desinflándose después de cuatro años: las ventas de vivienda se hundieron un 28% en septiembre, según los datos del INE. Sólo se cerraron 25.881 operaciones, la segunda cifra más baja de la historia, un hito que también se alcanzó durante el mandato del dirigente leonés.

El reto al que tendría que enfrentarse el Ejecutivo que saliera de las urnas era, cuanto menos, ambicioso: había aproximadamente un stock de un millón de viviendas sin vender. Con el aviso de los expertos del sector de que aún no se había tocado fondo.

La morosidad de las administraciones y la sequía del crédito destruyeron decenas de miles de pymes
Las administraciones públicas estában financiándose a costa del sector privado. Los ayuntamientos no pagaban las facturas pendientes (en total, acumulaban una deuda de 29.523 millones, según el Banco de España). Mientras tanto, el crédito al sector privado brilla por su ausencia y el que se concede a las administraciones  avanzó en plena crisis. Pese a que Salgado lo negó en el Congreso, muchos economistas insistieron en señalar que se produjo un claro efecto crowding out (la reducción del crédito para la inversión de las compañías por el aumento de la financiación a las administraciones).

El mayor recorte del gasto social de la historia reciente
No era su intención inicial. Pero la crisis europea hizo que Zapatero diera luz verde en mayo de 2010, cuando España estuvo al borde del rescate financiero por el contagio de la crisis helena, al mayor recorte del gasto social de la Democracia. Ningún Ejecutivo había bajado hasta entonces el sueldo de los funcionarios ni congelado las pensiones. El recorte al Estado del Bienestar fue, de golpe, de 15.000 millones.

La mayor subida de impuestos de la Democracia
Un año antes del recortazo de 2010, el presidente anunció en la Cámara Baja un aumento de la presión fiscal de 15.000 millones, la mayor de la historia reciente. ¿El objetivo? Parar in extremis un déficit que alcanzó niveles de alarma en el 11,1% del PIB. La subida del IVA y la supresión del cheque de 400 euros en el IRPF  castigaron  especialmente a las clases medias y bajas. Zapatero deja a España como uno de los países con el Impuesto sobre Sociedades más elevados y con cargas fiscales demasiado elevadas para crear empleo. (Ver: España tres años al frente  de la Economía Mundial)

Anuncios
de Manuel Gandarias Carmona Publicado en Nube

Tres años al frente del crecimiento económico mundial

 

España: tres años al frente del crecimiento económico mundial

España es la potencia económica occidental que más crece. Lo hizo en 2015, cuando el Producto Interior Bruto (PIB) ascendió un 3,2%. Volvió a hacerlo en 2016, gracias a un crecimiento del 3,2%. Y repitió en 2017, año en el que la economía avanzó un mas moderado 2,3%.

Pero en todo caso, y más allá de que las previsiones de Eurostat se han quedado cortas en los últimos años, lo cierto es que España, ha completado tres años al frente del crecimiento de la Eurozona, de Europa y de las economías desarrolladas. Le superan, cierto es, países como Irlanda, China o India, pero ninguna de estas economías es comparable a la española, bien porque su tamaño es muy reducido, como ocurre en el caso irlandés, o bien porque no responden a las características de países desarrollados, como en los otros dos casos.

De esta manera, España habrá crecido en este trienio mucho más que Alemania, Francia o Italia, que son las potencias económicas que le preceden dentro de la Eurozona.

En concreto, y según han comunicado los diferentes organismos estadísticos a Eurostat, el PIB italiano sorprendió entre julio y agosto con un crecimiento del 0,3% tras un trimestre de estancamiento. Francia, por su parte, avanzó sólo un 0,2%, que es lo mismo que creció el país germano en el tercer trimestre del año pasado.

El dato alemán supone una décima menos de lo esperado, y la causa de esta desaceleración está en el corazón mismo de la economía germana: el comercio internacional. “Las exportaciones bajaron ligeramente mientras que las importaciones subían, lo que tuvo un efecto bajista sobre el crecimiento”, explicó la Oficina Federal de Estadística (Destatis). A ello hay que añadir, según el Ministerio de Economía, que la economía alemana se está ralentizando como consecuencia de la incertidumbre derivada del Brexit, así como del efecto Trump en Estados Unidos.

Precisamente estos dos factores son los que más pueden trastocar las estimaciones de crecimiento que ofrecen la Oficina Europea de Estadística y el Fondo Monetario Internacional (FMI). De la salida de Reino Unido de la Unión Europea, al menos, ya se han realizado algunas estimaciones, pero de la Administración Trump todavía no se conoce cómo será su política económica ni si las medidas implementadas recientemente hundirán o impulsarán a la primera economía mundial.

A los resultados comentados hay que añadir que nuestro Turismo ha sobrepasado al de Estados Unidos en 2017.

En fin, que en España parece que estamos condenados al gobierno y desgobierno de la Economía, en función del partido que gobierne (Ver: “Así dejó a España  Zapatero”)

de Manuel Gandarias Carmona Publicado en Nube

Reformas anunciadas por el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy en 2011

 

El Presidente  del Gobierno, Mariano Rajoy comenzó el debate de investidura de 2011, destacando que su programa de Gobierno se centraría en dos puntos fundamentales: frenar la sangría de empleo y crear puestos de trabajo así como resolver el lugar que España ocupa en el mundo. «Propongo que España aproveche la oportunidad: debemos hacer reformas pensando en algo más que en resolver el déficit». Para lograr estos objetivos, el nuevo Gobierno anunció un primer paquete de medidas urgentes en materia económica y presupuestaria, que se aprobaron el 30 de diciembre de 2011 en Consejo de Ministros a través de un decreto-ley.

Las reformas anunciadas por Rajoy se resumían en diez puntos:

1) Diálogo

El líder del PP ha señalado que quiere que esta sea «la principal característica» de su Gobierno basado en la «transparencia» y en la «acción de todos». «Decir siempre la verdad, aunque duela. LLamar al pan, pan, y al vino, vino», ha sentenciado Rajoy. En esta línea se aprobará la Ley de Transparencia, Buen Gobierno y Acceso a la Información Pública en el primer trimestre de 2012.

2) Reducción del déficit

Rajoy se ha comprometido a ahorrar 16.500 millones de euros en 2012 para solventar el desfase entre ingresos y gastos. La estabilidad presupuestaria será otra de sus metas. «La disciplina presupuestaria ha marcado siempre las épocas de expansión económica», ha asegurado.

Para ello, ha anunciado que la primera ley que aprobará será la de estabilidad presupuestaria. En este sentido, se establecerán criterios para la reducción progresiva del nivel de deuda hasta el 60% en 2020; se fijará en un 0,4% el déficit estructural a partir del mismo año y se regulará la responsabilidad de cada Administración Pública en caso de incumplimiento de objetivos.

Los Presupuestos quedan prorrogados y el Gobierno los presentará antes de que acabe el primer trimestre, el 31 de marzo de 2012.

3) Reestructuración financiera

Saneamiento y reestructuración de las entidades financieras en los primeros seis meses del año. Rajoy ha vuelto a insistir en que habrá más fusiones bancarias y en que se establecerán mayores necesidades de capital para mantener la solvencia Ha señalado que la primera medida en el sector financiero será el saneamiento de los balances, para lo cual es necesario la venta de los inmuebles en manos de las entidades financieras.

Otra medida de reforma financiera consistirá en un cambio del sistema de supervisión y regulación del Banco de España, para evitar bloqueos e indecisiones.

4)Reforma administrativa

Cambios en el sector público para evitar la duplicidad y solapamientos entre Administraciones Públicas. El nuevo Ejecutivo acometerá la «reestructuración y supresión de organismos públicos, agencias y otras entidades públicas». Para conseguir adelgazar las cuentas públicas no se aumentará el personal público, manteniendo en cero la tasa de reposición, excepto en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y en los Servicios Públicos Básicos. Los gastos de funcionamiento de la Administración también serán objeto de reducción.

Dentro del nuevo programa económico se realizará una gestión integral del patrimonio inmobiliario y de los alquileres, del recurso a centrales de compras, incluso entre administraciones públicas de diferentes ámbito.

En coordinación con las comunidades autónomas., Rajoy impulsará un sistema de reconocimiento mutuo de autorizaciones y licencias, que elimine obstáculos a la libre circulación de bienes y servicios. Asimismo, reducirá el número de organismos reguladores y reordenará sus competencias.

Otra de las medidas más radicales se centrarñan en un nuevo modelo de gestión de las televisiones públicas y abordará el diálogo con la oposición para poder renovar el Consejo de Administración de RTVE en un plazo máximo de tres meses.

5) Descongelación de las pensiones

Actualización del poder adquisitivo de las pensionesa partir del 1 de enero de 2012 a través del decreto-ley del Consejo de Ministros del 30 de diciembre. «Este será el único compromiso de aumento del gasto que me van a escuchar en el día de hoy. Insisto, el único y exclusivo», ha afirmado tras señalar que todas las demás partidas pueden ser revisadas.

Rajoy ha fundamentado su anuncio en que su futuro Gobierno será consciente de la necesidad de garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones, «más aún teniendo en cuenta la caída de la afiliación y la merma de recursos que hoy sufre nuestro sistema de Seguridad Social». Por ello, trabajarán «para reforzar los instrumentos para hacer efectivos los principios de suficiencia y de solidaridad, reordenar el tratamiento fiscal de las pensiones y potenciar los sistemas complementarios a la Seguridad Social».

6) Reforma laboral

Cambio en el mercado de trabajo con la reforma laboral. «Nuestro objetivo es poner en marcha una reforma integral del mercado de trabajo desde el acuerdo con los agentes sociales, pero nuestra convicción es que esta reforma hay que acometerla cuanto antes (primer trimestre de 2012) ».

En primer lugar, los festivos se trasladarán a los lunes más cercanos, con la excepción de las fechas con más arraigo social, para aumentar la competitividad de las empresas. (Consulta aquí como quedaría el calendario laboral de 2012).

Además, el PP abogará por la flexibilidad y la reforma de la negociación colectiva para que cada materia se negocie «en un ámbito territorial o sectorial óptimo para asegurar la competitividad económica». Para ello se quiere primar la resolución extrajudicial de los conflictos para fomentar los acuerdos entre las partes y hacer más fluidas las relaciones laborales.

Por otro lado, se pondrá en marcha un plan de empleo juvenil con una reforma del sistema de formación profesional e incentivos a la contratación que consistirá en la bonificación del 100% a las cotizaciones de la Seguridad Social durante el primer año en el caso de contratar a menores de 30 que accedan a su primer empleo.

Rajoy también ha anunciado entre sus medidas su intención de «suprimir» las prejubilaciones y poner freno a la «práctica abusiva» de hacer de la prestación por desempleo en los últimos años de la vida laboral un «mecanismo» de «prejubilación encubierta»

7) Medidas fiscales

Nuevo marco fiscal para los emprendedores. Entre las medidas para impulsar este sector se otorgará una ayuda fiscal de 3.000 euros para contratación de primer trabajador. En el IRPF se recuperará la deducción por inversión en vivienda habitual y con límite en su precio de adquisición.

Rajoy también impulsará una ley de apoyo a los emprendedores en los próximos tres meses. Para ello, se modificará el régimen del IVA para que autónomos y Pymes no tegan que pagar el impuesto hasta que se haya efectuado el cobro de las facturas correspondientes.

También se reformará el Impuesto sobre Sociedades con una eliminación de las limitaciones para su aplicación en el tipo impositivo del 20% a empresas con cifra de negocios inferior a cinco millones de euros.

8) Modelo energético y turismo

«España no puede quedar en desventaja en costes energéticos», ha indicado. Para ello, aboga por una reforma energética que evite que la subida de electricidad recaiga sólo en los consumidores y ha previsto una política energética basada en frenar costes del sistema. El líder del PP ha recordado que las tarifas eléctricas para consumidores en España son las terceras más caras de Europa.

Por ello ha advertido de que si no se emprenden reformas «el desequilibrio será insostenible» y los incrementos de precios y tarifas situarían a España «en la situación de mayor desventaja en costes energéticos del todo el mundo desarrollado».

Por otro lado, Rajoy ha explicado que potenciará el turismo como uno de los motores económicos de España.

9) Agricultura y Medio Ambiente

Rajoy recuperará el ministerio de Agricultura porque, según su criterio, «debe tener el protagonismo que se merece» y ha prometido que gobernará con respeto al Medio Ambiente. Así, ha apostado por dar un tratamiento adecuado a los residuos, la calidad del aire y las aguas y ha subrayado que España es uno de los países europeos con mayor patrimonio medioambiental, por lo que el cuidado y mejora de la Naturaleza es «imprescindible».

En cuanto a la pesca, ha adelantado que su Gobierno actualizará la normativa vigente para adaptarla a la nueva Política Pesquera Común (PPC) y a sus criterios.

El próximo Gobierno prevé alcanzar este objetivo a través de la promoción de la industria y «la implantación de la gastronomía española en el ámbito internacional».

10) Educación

El líder del PP ha anunciado que acometerá una profunda reforma educativa con un bachillerato extendido de tres años, la promoción del bilingüismo con el inglés-español y el trilingüismo en las comunidades con lengua oficial. Asimismo, Rajoy ha explicado que incentivará la labor y autoridad del personal docente. Por último, se ha referido a una reforma universitaria sin llegar a más profundizaciones.

«Tenemos muchas cosas que cambiar», ha señalado Rajoy que ha calificado de «inaceptable» la tasa de abandono escolar, en torno al 30%, y los resultados «muy mediocres» en las pruebas internacionales de conocimiento como el informe PISA.

de Manuel Gandarias Carmona Publicado en Nube