Libertad de pensamiento

 

Libertad de pensamiento…

Sin duda, el desentrañamiento de este tema ha sido motivo de discusión entre filósofos de todos los tiempos. Sobre la libertad se ha dicho y se seguirá diciendo mucho. Se argumenta, por ejemplo, en algunas concepciones, que siendo el hombre libre no lo es del todo, pues tiene toda actividad regulada por pautas de conducta que le dicen lo que debe, y lo que no debe hacer. A estas, se suma la contradicción que sostiene que aún teniendo la conducta regulada, por normas, existe la disyuntiva de lo que el individuo decide o no decide hacer. Otorgándole otra acepción el “libre albedrío”, creencia de aquellas doctrinas filosóficas que sostienen que las personas tienen el poder de elegir, y tomar sus propias decisiones, esto último es algo para lo que tendríamos que estar preparados, pues estar en un sistema democrático es signo de poder ejercer el libre albedrio, respetando algunas implicaciones, éticas, psicológicas, jurídicas y científicas. Por ejemplo, en la ética puede suponer que el individuo puede ser responsable de sus propias acciones. En la psicología, que la mente controla algunas de las acciones del cuerpo, algunas de las cuales son conscientes. La existencia del libre albedrío ha sido un tema central a lo largo de la historia de la filosofía y la ciencia. Se diferencia de la libertad en que conlleva la potencialidad de obrar o no obrar.

Sin embargo al tema de la libertad se le pueden añadir muchos análisis que derivan de la misma palabra. Libertad personal de conciencia, del propio pensamiento de la persona… de las necesidades en las que la propia persona cree para un bien común…. Algo tan necesario en este momento, pensar en las necesidades colectivas debería de estar en la práctica diaria, en todos nuestros hechos, eliminando con ello la práctica especulativa. Pero vuelvo al libre albedrio, ha sido criticada como una forma de ideología individualista, acción no condicionada en la cual la percepción de la acción del agente es inducida por su propia voluntad. De este modo, ante el problema se sugiere la necesidad del derecho “como entidad rectora y coercitiva de los excesos de libertad de los seres humanos el derecho vendría a prescribir una libertad regida por leyes” como forma de garantizar la libertad de todos.

Para algunas personas en las que me incluyo libertad significa la ausencia de ataduras, sobre todo más bien las pensantes pues considero que el pensamiento es individual de cada uno y puede generar valiosas ideas para desarrollarlas conjuntamente dentro de un mismo colectivo de ideal social. Eso no significa ser diferente sino que la diversidad vivida en colectivo, genera más conocimientos, unos conocimientos de puertas abiertas, sobre todo con miradas al exterior, olvidando mi yo personal. La unión hace la fuerza, y sobre todo, como vengo expresando progresos que solo se dan usando y respetando las leyes establecidas, respetando al otro porque creo que todos juntos construimos esa anhelada libertad, ese progreso colectivo que le daría credibilidad social ha todo nuestro trabajo.

Los tiempos cambian y como tal, las formas de pensar, es ilógico seguir creyendo en banalidades y actuar como si todo fuera como antes. No se trata de ver qué idea es la que impera, sino de optar por aquella que sea mejor como praxis social para todos. A ningún sujeto pensante se le puede decir que es lo que debe y no debe de hacer, porque se le estaría coartando la libertad de elegir por sí mismo, pero sobre todo anularíamos su pensamiento ese que en ocasiones pude tener una ventana tan amplia de ver otras alternativas que sería incapaz de vivir en un círculo cerrado.

“La libertad es, en la filosofía, la razón; en el arte, la inspiración; en la política, el derecho.” Víctor Hugo.

P A

Anuncios
de Manuel Gandarias Carmona Publicado en Nube

BARCELO EN SALAMANCA

 

Miquel Barceló instala en Salamanca su Arca de Noé
El artista expone 80 obras por toda la ciudad en el marco del VIII centenario de la Universidad

BORJA HERMOSO
Salamanca 28 ABR 2017 – 18:49 CEST
Miquel Barceló realiza una performance de creación de una pintura efiímera en el claustro del Colegio Fonseca, en Salamanca.Ver fotogalería
Miquel Barceló realiza una performance de creación de una pintura efiímera en el claustro del Colegio Fonseca, en Salamanca. BERNARDO PÉREZ
Todo empezó con los dragones de la Edad Media y ha desembocado en las criaturas retorcidas de Miquel Barceló. Los toros amenazantes, los peces desmadejados, los objetos sin nombre y esas naturalezas muertas de fruta descalabrada y colores chillones aterrizan en los lienzos abombados y en las cerámicas del artista de Felanitx. Pero esta vez lo hacen en patios de piedra y umbría, renacentistas, fríos, recios, definitivos.

Desembarca Barceló en Salamanca con una exposición múltiple de 80 obras que se despliega por cinco enclaves de la ciudad. Es su primera gran muestra española desde aquella de 2010 en Caixaforum Madrid. El motivo: su fichaje, por parte del rector salmantino Daniel Hernández Ruipérez, como estrella indiscutible en las conmemoraciones del octavo centenario de la Universitas Studii Salmanticensis, una de las universidades más antiguas del mundo.

MÁS INFORMACIÓN
Miquel Barceló instala en Salamanca su Arca de Noé Fotos :Tradición y vanguardia
“Fue una buena estrategia, porque el rector me visitó en mi estudio de París y primero me pidió sólo que hiciera el logo del VIII Centenario (un logotipo que transforma en letras los dragones medievales)… pero al final me acabó pidiendo una exposición, y mira”, explica el artista. Y tampoco quedó ahí la cosa. Cuando el 1 de octubre se cierren las puertas de este recorrido por la geografía creativa de Barceló, la Universidad de Salamanca nombrará al artista doctor honoris causa.

‘LA IMAGEN FANTASMA’: UNA ELEGÍA DEL TOREO
Uno de los auténticos platos fuertes de esta presencia masiva de Miquel Barceló en Salamanca es la performance titulada La imagen fantasma, en colaboración con el músico francés Pascal Comelade. Solo la habían hecho hasta hoy en el Museo Picasso de París y en “un castillo zen de Kyoto” (Japón), y las dos veces en versión más reducidas. En el patio del Palacio Fonseca, y sobre un lienzo de 15 metros confeccionado con un material especial que va absorbiendo la pintura hasta volatilizarse, Barceló crea con pintura negra manchones que, por arte de magia, se van convirtiendo en toreros, en toros, en banderillas…y luego se sienta a esperar. Comelade improvisa su música hasta que todo desaparece y el lienzo vuelve a ser blanco. Es una elegía del arte del toreo en toda regla. “Siempre estamos viendo aparecer cosas, pero no las vemos desparecer, y la verdad es que es muy higiénico”, explica Barceló, gran aficionado a la fiesta.

Entre sus proyectos inminentes: una intervención en una iglesia románica de Cataluña, con frescos y bajorrelieve, que se quedará de forma fija allí. “Me pondré a trabajar en ella en verano. Y ya tengo otros proyectos parecidos en marcha”. Pero lo que de verdad le gustaría a Miquel Barceló, confiesa, es volver a pintar una vidriera colosal como la que hizo en la Biblioteca Nacional de Francia, en París: 200 metros de largo por seis de alto que “vivieron” seis meses y luego fueron borrados, tal y como estaba previsto. “Me gustaría hacer una que se quedara permanentemente; tengo un proyecto en Brasil que está casi aprobado, pero es Brasil, y ya sabes”.

La estrategia al alimón del rector y del alcalde de Salamanca, el popular Alfonso Fernández Mañueco, no era otra que dotar a la muy tradicional, muy académica y muy eterna ciudad castellana de un repentino toque de modernidad. En otras palabras: evitar celebrar la antigüedad con más dosis de antigüedad. “Se trataba de aportar modernidad a estos espacios monumentales y de convertir Salamanca en epicentro mundial del arte contemporáneo”, asegura el alcalde de la ciudad en un sincero ataque de orgullo local.

Para que nos hagamos una idea: cuando Salamanca fue Capital Europea de la Cultura en 2002, el artista que ocupó la ciudad fue Rodin, y la obra que invadió el Patio de Escuelas de la Universidad fue el grupo escultórico Los burgueses de Calais. Desde hoy brotan de ese patio los 13 bronces retorcidos de una tonelada que componen la obra 14 allumettes, un inquietante bosque de cerillas que Miquel Barceló no había expuesto hasta ahora en su conjunto y que define así: “Es como un bosque retorcido, casi como un Monte de los Olivos… es algo con vida, es como si cogieras a los amigos que has tenido desde los años 70 hasta ahora y les hicieras una especie de síntesis, de dónde venían, cuánto han vivido, una especie de gráfico de sus vidas…”. En la sala del lado, el visitante puede contemplar las acuarelas originales de La divina comedia, la fantástica obra en tres tomos que Barceló ilustró en 2003 por encargo de Galaxia Gutenberg.

La mitad de las obras presentes en Salamanca merced al patrocinio de Mapfre no habían sido mostradas nunca al público. Como la monumental pintura El Arca de Noé, que da título al conjunto expositivo, un monumental lienzo de 4 X 6 metros pintado en 2014 y que había permanecido hasta hoy en el estudio de Barceló del parisiense barrio de Le Marais. El Arca y una veintena de las características cerámicas abolladas de Barceló descansan en la Capilla del Colegio Arzobispo Fonseca. Al lado, en la sala de exposiciones de la Hospedería Fonseca, el comisario de la exposición, el poeta y crítico de arte Enrique Juncosa, ha instalado algunas de lo que el propio artista denomina pinturas parietales: cabezas de toros, de caballos y de cabras que parecen querer escapar del lienzo y que remiten sin resquicio de duda al arte rupestre de Chauvet, la cueva paleolítica descubierta en el sudeste de Francia en 1994 y que es el verdadero santuario personal de Miquel Barceló.

El artista Miquel Barceló, este jueves en Salamanca.
El artista Miquel Barceló, este jueves en Salamanca. BERNARDO PÉREZ
En el patio del Palacio Anaya (sede de la Facultad de Filología) surge la superposición de cuatro macetas gigantes, una de ellas en estado de flacidez. Se trata de Le grand écouteur, una escultura en poliuretano molido que bien podría interpretarse como una alegoría de la impotencia sexual, que se eleva casi hasta los seis metros y que hubo que introducir con enormes grúas en el patio de Anaya. Por cierto, no todo van a ser celebraciones ante el aterrizaje de Barceló en la ciudad: algunos de los futuros filólogos, ayer en su día de fiesta, andaban soliviantados. “Hombre, es que hoy es la fiesta de la facultad y mira qué mamotreto nos han colocado aquí. No vamos a caber en el patio para la fiesta de esta noche”.

Mientras, en medio de la Plaza Mayor, una versión blancuzca del elefante de Barceló haciendo equilibrios con su trompa (Gran elefant dret) y echando humo cada vez que sonaban las campanadas de las horas en el ayuntamiento hacía las delicias de los profesionales del selfie. “En fin, no sé si esto es bueno o malo”, se resignaba el padre de la criatura.

 

de Manuel Gandarias Carmona Publicado en Nube

CIUDADES DE LUZ – CARMEN RODRIGUEZ RICO – CASTELLO 4

 

La exposición pretende ser un apunte de algunas de las ciudades que, cercanas o lejanas, de algún modo nos han captado además de por su belleza, por su luz, diurna o nocturna. Las ciudades de España, como no, ocupan un lugar importante, península de contrastes, hermosa en toda su extensión, es nuestra patria. Sus calles, su cielo, su mar, siempre cambiantes nos han conmovido desde nuestra infancia. Protagonista absoluto en la muestra es nuestro castizo Madrid, ciudad palpitante, cosmopolita, que cada día nos envuelve. ¿Quién no ha sentido alguna vez al contemplar una semblanza de la ciudad, la ya tan famosa frase De Madrid al cielo? Su luz matutina transmite optimismo y nos renueva cada día. Y qué decir del sur, nuestra preciosa Andalucía: su luz irradia alegría por doquier. Y si bien el país es pinturero por los cuatro costados, habrá que esperar a exposiciones venideras para que nuestros ojos se bañen en la luz de otras ciudades diferentes a las que ahora se exponen. Los autores que dan vida a esta exposición son grandes maestros en el tratamiento de la luz y el color. La luz vespertina es el verdadero protagonista en la pintura de Resino. Delicada luz que baña cada edificio que toca, deslizándose por doquier, trastocando las formas, sintetizándolas, fusionando unas con otras, hasta conformar plácidas atmósferas de ensueño, ilusión y fantasía. Este concepto lumínico difiere en la obra del malagueño Cristóbal Pérez García conocido popularmente como Toval. La pintura de este autor es puro dinamismo, en constante ebullición, fruto de su temperamento pictórico, que no se detiene ante ningún asunto, por difícil que parezca. Raras veces la quietud aparece en su obra. Todas las formas están rápidamente plasmadas a través de enérgicos brochazos. Luces y sombras las conforman. Pictóricos nocturnos, salpicados de luces de neón, nos transportan a la ciudad representada. En definitiva, el movimiento, los contrastes lumínicos, las audaces perspectivas imbuyen sus cuadros de un pictórico dramatismo. En las acuarelas de Beatriz Bartolomé la luz baña toda la superficie pictórica, irradiando claridad y transparencia, creando a su vez una atmósfera nítida y envolvente. Las formas se diluyen creando ecos iridiscentes en las transparentes aguas. La quietud, se impone. Sentido diferente tiene la iluminación en los cuadros de Juan Fernández ya que geometriza los volúmenes aportando solidez y corporeidad a las formas, preocupándole, en las piezas que presentamos, la belleza del reflejo lumínico en el agua, materia que se transforma por completo cuando los rayos solares inciden en el mar: los azules se tornan dorados, incluso pictóricos bermellones, de inusitada energía. Pensar en la luz, es pensar en la sombra, en su pictoricismo y en su plasticidad. Si por un momento nos detenemos en pensar cómo inciden la sombras en el color, y en su pureza, en relación a la pintura de Paloma Porrero de Chávarri, tenemos que decir que no tergiversa, ni trastoca los genuinos tonos azules que nuestras pupilas perciben, en cambio, allí donde los rayos lumínicos inciden, las plásticas formas plenas se disuelven y abocetan en irrepetibles pictóricas manchas. Y por último, para representar un bello nocturno, hemos elegido la vibrante fotografía de Eduardo Marco, realizada en la ciudad de Xi’an, en donde aparece la gran muralla longitudinal que divide la ciudad en dos partes bien diferenciadas, la antigua y la nueva. Carmen Rodríguez Rico “Reflejos de Venecia” Juan Fernández “Vista de La Gran Vía” Cristobal Pérez García “Bahía de Hudson” Cristóbal Pérez García “Diálogos en el Puerto” Beatriz de Bartolomé “Bahía de Cádiz” José Luis Resino CIUDADES DE LUZ “Puerta de Paris ” Paloma Porrero de Chávarri

de Manuel Gandarias Carmona Publicado en Nube

COSTA BALLENA: RESORT MOTOR DEL TURISMO RESIDENCIAL ANDALUZ

COSTA BALLENA: RESORT MOTOR DEL TURISMO RESIDENCIAL ANDALUZ

Cuando por primera vez tomé contacto con el proyecto de ‘La Ballena’ se puede decir que estaba conformado por dos realidades físicas, geográficas: la playa de La Ballena, una de las mejores playas atlánticas de la provincia de .Cádiz, situada entre Rota y Chipiona y la finca Torrebreva, propiedad de la familia Orleans – Borbón, sobre una parte de la cual, 300 Ha que lindaban con la playa, se pretendía desarrollar un ‘Resort’ turístico – inmobiiario.

Los antecedentes, que permitieron poner el proyecto de Costa Ballena en marcha, fueron unos estudios realizados por un equipo multidisciplinar, que identificaban algunos lugares en Andalucía (como El Toyo en Almería), susceptibles de realizar una actuación pública que fuera motor del Turismo Residencial andaluz.

Hasta proceder a la firma del Convenio definitivo para el desarrollo de Costa Ballena, se sucedieron infinitas reuniones, encuentros y papeles cruzados con los responsables de Turismo, de Obras Púbicas y de Economía de la Junta de Andalucía, durante las últimas y primeras legislaturas de los Presidentes de la Junta José Rodríguez de La Borbolla y Manuel Chaves, asi como con sus Consejeros: José Recio (Turismo), Jaime Montaner (Obras Públicas y Economía ) y Francisco Vallejo (O P), con los que he tenido ocasión, así como con distintos responsables de EPSA a todos los niveles, de viajar y conocer ‘Resorts’ en todo el mundo, sobre todo en Estados Unidos (recuerdo con especial morriña un viaje por California, de San Francisco a Los Angeles – Monterey, Pebble Beach, Carmel – o a una isla en Carolina del Norte, cuyo nombre siempre se me escapa, con mas de 20 campos de golf). Yo decía en aquellas ocasiones, que era para ver ‘lo que teníamos que hacer’ en Costa Ballena. También visitamos ejemplos de ‘lo que no tenía que hacerse’, como, por ejemplo, La Manga. destrozando uno de los parajes mas bellos del litoral español. Con mi homónimo, el director de Epsa, Pascual Arbona, recuerdo un grato viaje al Algarve portugués, que sirvió para, además de conocer en profundidad un ejemplo de resort europeo de primera línea, como es ‘Quinta do Lago’, para poner los cimientos de una buena amistad, que ya podemos calificar de ‘vieja’.

Un ‘resort’, en términos sencillos, es un desarrollo en el que lo mas importante, desde el punto de vista del comprador/habitante, no es la vivienda, sino el conjunto de atractivos adicionales y complementarios (deportivos, culturales o gastronómicos) que la urbanización y el entorno puedan ofrecer a sus habitantes. Normalmente, el motor mas visible de un resort es una pieza específica como un campo de golf, un puerto deportivo o un parque temático, pero eso tiene también que unirse a una pormenorizada oferta, que puede ir desde la atención a los hijos del residente, pasando por un ‘menú’ de actividades.

En Costa Ballena, el proyecto desarrollado conjuntamente por La Empresa Pública de Suelo de Andalucía (EPSA) y la Compañía Agrícola Torrebreva, propietaria de los terrenos, creo que fue relativamente sencillo, contando con atractivos naturales evidentes, a los que hay que añadir intervenciones ilustres, como la del arquitecto de Marbella, Melvin Villarroel (Puente Romano y Marbella Club), que diseñó la promoción ‘Playa del Infante’ de Costa Ballena, Dave Thomas, que participó en el concurso de diseño del campo de golf y, como no, el ganador del concurso, Jose Mª Olazábal. Todo ello, integrado en el conocido atractivo de la zona y la singularidad y riqueza cultural de las poblaciones cercanas como El Puerto, Sanlúcar, Jerez y la propia capital gaditana.

La inteligente planificación llevada a cabo por Epsa, diseñando y urbanizando durante los años de la anterior crisis inmobiliaria y económica y comercializando solares urbanizados, con un campo de golf construido, en un ciclo económico positivo, ha sido un factor que sin duda ha contribuido al éxito del proyecto.

Creo sinceramente que proyectos como Costa Ballena, y es significativo que en el haya intervenido un gobierno regional, como el andaluz, pueden y deben ser motores del Turismo Residencial español y de su internacionalización.

Manuel Gandarias Carmona

Presidente de Honor de Live in Spain

de Manuel Gandarias Carmona Publicado en Nube

EL AGRAVIO

 

El agravio

Que el agravio no toque lo bello

protege en un pequeño rincón de tu

corazón los momentos vividos,

aquellos donde el amor demostró

su presencia con integridad.

Que no se quiebre en jirones,

algo tan hermoso como es tu presencia

en mi vida.

de Manuel Gandarias Carmona Publicado en Nube