PRESIONES PARA SUBIR EL IVA

 

 

NO DARLE IDEAS A RAJOY, QUE NOS LO RECORTA A TODOS

 

PRESIONES RECORTADORAS

El déficit previsto para la Seguridad Social sigue siendo del 0,0% Están aún recientes las críticas de Rajoy, Montoro y Aguirre al alza del tributo

La presión de los mercados y de los organismos internacionales sobre España ha sido clave en el anuncio de una fuerte subida del impuesto sobre el valor añadido (IVA) anunciada esta semana por el Gobierno de forma implícita.

/ mondelo (efe)Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre en un acto contra la subida del IVA en 2010.La prima de riesgo española, o rentabilidad extra exigida a sus bonos frente a los alemanes, considerados seguros, ha subido en abril hasta los niveles más altos desde que gobierna Mariano Rajoy. La entrada en recesión, las dudas sobre los retrasados Presupuestos de 2012, la desconfianza sobre el sector financiero, el aumento del paro y, en general, el agravamiento de la crisis contrastaban con la falta de una hoja de ruta del Gobierno para la reducción del déficit.

La semana pasada en Washington, España se convertía en la indeseada protagonista de las discusiones en la asamblea del Fondo Monetario Internacional (FMI). El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, mantuvo reuniones con el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, y con la directora gerente del FMI, Christine Lagarde. Ambos, junto con Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), creen que España tenía que presentar medidas más claras de reducción del déficit que las que había anunciado en los Presupuestos. Y que tenía que hacerlo pronto.

En la última reunión del BCE, Draghi exigió abiertamente a España que tenía que hacer más, que tenía que cumplir. En el entorno del banco central se interpreta que la inactividad del BCE en los mercados de deuda es una forma de presión. Según esas fuentes, la relajación de la prima de riesgo y el éxito de las subastas derivados de las subastas de liquidez a largo plazo del BCE habían llevado a los Gobiernos a bajar la presión, a considerar que no era necesario cumplir la senda de reducción del déficit o que era posible retrasar la presentación de unos presupuestos por razones políticas, como interpretan que hizo España.

Por ello, en paralelo a la apertura del debate sobre austeridad y crecimiento, tanto el FMI, como la Comisión Europea y el BCE exigían a España que el programa de estabilidad 2012-2015 no fuese una mera enunciación de medidas ya realizadas, previsiones edulcoradas y reformas y ajustes genéricos, sino que querían concreción. Y, para ellos, la subida del IVA (que en España tiene uno de los tipos más bajos de Europa) era una de las medidas que podían transmitir la idea de que la consolidación fiscal va en serio.

A la presión exterior se suma la tozudez de las cifras. El Gobierno es consciente de que no puede reducir el déficit solo con recortes de gasto. Ya lo reconoció al subir el IRPF en uno de los primeros consejos de ministros y el impuesto de sociedades en la presentación de los presupuestos. Solo faltaba al IVA, uno de los impuestos con efecto más rápido sobre la recaudación. La subida del IVA, acompañada de una rebaja de las cotizaciones sociales, es una medida, además, que han recomendado diferentes organismos internacionales, pues supone una suerte de devaluación fiscal, al encarecer el consumo de productos importados y abaratar las exportaciones por la menor carga de mano de obra.

El problema era sobre todo de carácter político. Están muy recientes las críticas de Rajoy o la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, a la subida del IVA decidida por el anterior Gobierno.

El Gobierno había dado muestras de que su discurso sobre el IVA iba a cambiar. De decir que era un “disparate” sin paliativos, como hizo Rajoy en la oposición, había pasado a decir que no había que subir el IVA cuando cae el consumo, tratando de marcar distancias con la anterior subida y esperando que el consumo hubiera repuntado para cuando llegase el momento. Las cifras del propio Gobierno, sin embargo, desmontan también ese argumento. En 2010, el año en que el Gobierno de José Luis Zapatero subió el IVA, el gasto en consumo final de los hogares creció un 0,7%, según las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE). En cambio, las previsiones presentadas este viernes por el propio Guindos apuntan a que el consumo final privado caerá un 1,4% este año y un 1,1% adicional en 2013.

En cuanto a las previsiones de déficit de la Seguridad Social para los próximos cuatro años parecen un anuncio de cerveza sin alcohol: 0,0%, 0,0%, 0,0% y 0,0%. No importa que la economía crezca o que la economía caiga, que las cotizaciones se rebajen (como ha anunciado el Gobierno para 2013) o se mantengan, que se cree o que se destruya empleo, que se prevea una inflación mayor o menor que aplicar al gasto en pensiones. El resultado es siempre el mismo: 0,0%.

El presupuesto de la Seguridad Social es uno de los que más dudas suscitan ya para el año en curso. Tras el pequeño déficit del 0,1% del año pasado, el Gobierno ha incluido en los Presupuestos Generales del Estado de 2012 una previsión de equilibrio presupuestario.

Diversas fuentes consultadas creen que la cifra no cuadra con la realidad de los hechos. El gasto en pensiones ya está subiendo a un ritmo muy superior al presupuestado, lo mismo que las prestaciones por desempleo, mientras que se destruye empleo con gran fuerza y caen las cotizaciones sociales. Sin perspectivas de crecimiento hasta el año próximo, numerosos expertos creen que el déficit será de varios miles de millones.

Si, además, el Gobierno prevé una rebaja de las cotizaciones en 2013 para compensar una pequeña parte de la subida del IVA, estima que se va a seguir destruyendo empleo y prevé que el deflactor del PIB (y, por tanto, la inflación con que se calcula el gasto en pensiones) va a ser mayor que este año, el 0,0% del año próximo es aún más complicado. Pero la relativa mejora prevista para 2014 y 2015 tampoco se hará notar en las cuentas de la Seguridad Social, donde el 0,0% sigue siendo la previsión del Gobierno

Anuncios
de Manuel Gandarias Carmona Publicado en Nube

NICANOR PARRA ANTIPOETA


Qué es un antipoeta:
Un comerciante en urnas y ataúdes?
Un sacerdote que no cree en nada?
Un general que duda de sí “mismo?
Un vagabundo que se ríe de todo
Hasta de la vejez y de la muerte?
Un interlocutor de mal carácter?
Un bailarín al borde del abismo?
Un narciso que ama a todo el mundo?
Un bromista sangriento
Deliberadamente miserable?
Un poeta que duerme en una silla?
Un alquimista de los tiempos modernos?
Un revolucionario de bolsillo?
Un pequeño burgues?

 

VERSOS SUELTOS

Un ojo blanco no me dice nada
Hasta cuándo posar de inteligente
Para qué completar un pensamiento
¡Hay que lanzar al aire las ideas!
El desorden también tiene su encanto
Un murciélago lucha con el sol:
La poesía no molesta a nadie
Y la fucsia parece bailarina.

La tempestad si no es sublime aburre
Estoy harto del dios y del demonio
¿Cuánto vale ese par de pantalones?
El galán se libera de su novia
Nada más antipático que el cielo
Al orgullo lo pintan de pantuflas:
Nunca discute el alma que se estima.
Y la fucsia parece bailarina.

El que se embarca en un violín naufraga
La doncella se casa con un viejo
Pobre gente no sabe lo que dice
Con el amor no se le ruega a nadie:
En vez de leche le salía sangre
Sólo por diversión cantan las aves.
Y la fucsia parece bailarina.

Una noche me quise suicidar
El ruiseñor se ríe de sí mismo
La perfección es un tonel sin fondo
Todo lo transparente nos seduce:
Estornudar es el placer mayor
Y la fucsia parece bailarina.

Ya no queda muchacha que violar
En la sinceridad está el peligro
Yo me gano la vida a puntapiés
Entre pecho y espalda hay un abismo
Hay que dejar morir al moribundo:
Mi catedral es la sala de baño
Y la fucsia parece bailarina.

Se reparte jamón a domicilio
¿ Puede verse la hora en una flor?
Véndese crucifijo de ocasión
La ancianidad también tiene su premio
Los funerales sólo dejan deudas:
Júpiter eyacula sobre Leda
Y la fucsia parece bailarina.

Todavía vivimos en un bosque
¿No sentís el murmullo de las hojas?
Porque no me diréis que estoy soñando
Lo que yo digo debe ser así
Me parece que tengo la razón
Yo también soy un dios a mi manera
Un creador que no produce nada:
Yo me dedico a bostezar a full
Y la fucsia parece bailarina.

de Manuel Gandarias Carmona Publicado en Nube

PARRA – NERUDA

 

DISCURSO DE RECEPCION DE PABLO NERUDA A LA FACULTAD DE FILOSOFIA Y EDUCACION DE LA UNIVERSIDAD DE CHILE  PRONUNCIADO POR NICANOR PARRA EL 30 DE MARZO DE 1962

(SIENTO LA EXTENSION, NO ME EXTRAÑA QUE NECESITE UN AÑO PARA ESCRIBIR UN DISCURSO)


El 30 de marzo de 1962, la Facultad de Filosofía y Educación de la Universidad de Chile, en sesión pública celebrada en el Salón de Honor, recibió a Pablo Neruda en calidad de Miembro Académico, en reconocimiento a su vasta labor poética de categoría universal. El acto fue presidido por el Rector Juan Gómez Millas, por el Decano de la Facultad, Eugenio González, y por el Secretario General, Álvaro Bunster. Nicanor Parra, miembro docente de la Corporación, tuvo a su cargo el discurso de recepción.


DISCURSO DE BIENVENIDA EN HONOR DE PABLO NERUDA

Hay dos maneras de refutar a Neruda:
una es no leyéndolo, la otra es leyéndolo
de mala fe. Yo he practicado ambas,
pero ninguna me dio resultado.

Señoras y señores, yo no soy un nerudista improvisado. El tema Neruda me atrae vigorosamente desde que tengo uso de razón, no hay día que no piense una vez en él por lo menos. Lo leo con atención, sigo con asombro creciente su desplazamiento anual a lo largo del zodíaco, lo analizo y lo comparo consigo mismo, trato de aprender lo que puedo. También le he dedicado algunas cuartetas en momentos dramáticos de su vida consagrada por entero a la causa de la humanidad, he convivido con él durante años, en calidad de vecino de barrio, de discípulo, en calidad de visitante esporádico. Más aún, hemos intercambiado objetos prácticos y simbólicos: un Whitman contra un López Velarde, una cerámica de Quinchamalí contra un poncho araucano, un reloj de bolsillo contra un jardín de siemprevivas, mariposas, etc. Todo lo cual me da derecho, creo yo, para considerarme un nerudista fogueado.

Sin embargo, reacciono como neófito, perdóneseme la sinceridad, mi estado de ánimo es el de un bachiller en Humanidades que acaba de obtener una audiencia con el Rector de la Universidad y que en su nerviosismo juvenil olvida hasta los puntos de la tabla. Tartamudeo y me pongo afónico. Me siento completamente en blanco.

Para entrar en materia voy a leer una poesía que dediqué a Neruda en 1952 a raíz de su regreso del destierro. No es buena, pero sirve para formarse una idea de la devoción y el afecto que siente el autor por el héroe de su poema.

Salutación a Neruda

Yo sólo quiero saludar al noble
Peregrino de cincuenta países.
Unos vean en ti
Al colibrí transfigurado en rifle
Al pez espada, al pájaro polar
Al gladiador a caballo en un cisne,
Vean entre metáforas surgir
Al escritor con su lápiz en ristre:
Yo saludo al obrero de la paz
Al leñador de los bosques de Chile.
Otros impartan órdenes absurdas
De quemar alamedas y jardines
Para impedir que crezca la semilla
Que tu palabra cálida transmite;
Allá lejos, el pueblo alguna vez
Los tocará con el dedo meñique.
Hagan vibrar sus hélitros amargos
Los insectos que parecen violines;
Yo solamente vengo a saludar
Al mensajero de la patria libre.

Amigo fraternal
¡Cómo hubiera querido recibirte
Con un chuico de vino de Chillán
Y con un ramillete de copihues
Pero sólo te puedo festejar
Con corazones y con caras tristes
(Tú sabes bien lo que ha pasado aquí)
Con naufragios, incendios, con eclipses
Con derrumbes en Lota y Coronel
Y con un cielo coronado de buitres!

El versificador tiene varias ventajas sobre el prosista: una de ellas es la facilidad con que puede salir del paso en un momento difícil leyendo una poesía en voz alta como lo acabo de hacer yo. El público siempre está más inclinado a favorecer un soneto que un capítulo de novela, por razones de brevedad seguramente, rara vez el soneto va más allá de las 14 líneas, y sobre todo, me parece a mí, porque la prosa ha sido hecha para ser leída con los ojos solamente, no con la boca.

Como se ve, la prosa es un arte visual, en cambio la poesía es un estupefaciente del oído.

Desgraciadamente no puedo valerme del mero artificio poético en una ocasión como ésta en que, por lo visto, se trata de pensar con la cabeza y no con el corazón como lo suele hacer el poeta.

A decir verdad, el discurso académico es un género literario que se halla casi en contradicción con el temperamento fragmentario y díscolo del antipoeta. La antipoesía es una lucha libre con los elementos, el antipoeta se concede a sí mismo el derecho a decirlo todo, sin cuidarse para nada de las posibles consecuencias prácticas que puedan acarrearle sus formulaciones teóricas. Resultado: el antipoeta es declarado persona no grata.

Hablando de peras el antipoeta puede salir perfectamente con manzanas, sin que por eso el mundo se vaya a venir abajo. Y si se viene abajo, tanto mejor, esa es precisamente la finalidad última del antipoeta, hacer saltar a papirotazos los cimientos apolillados de las instituciones caducas y anquilosadas.

Y aquí viene un paréntesis:

Tal vez en el método de combate sea, después de todo, donde estribe la diferencia entre poeta soldado y antipoeta: el antipoeta se bate a papirotazos, en circunstancias de que el poeta soldado no da un paso sin su ametralladora portátil.

Por razones de carácter personal el antipoeta es un francotirador. Lucha por la misma causa, pero con un método completamente distinto, sin negar al poeta soldado, colaborando con él desde lejos, aunque su método pueda parecer ambiguo.

Se cierra el paréntesis.

Para mí el género artístico supremo es la pantomima.

Acojo, no obstante con simpatía auténtica -por tratarse de quien se trata- la responsabilidad de hablar en serio, tal como suele entenderse la seriedad en estos tiempos que corren, aunque para mí la seriedad sea exacta mente lo contrario y corra el riesgo de salirme de personaje: mi postulado fundamental proclama que la verdadera seriedad es cómica:

La seriedad con el ceño fruncido
(Se lee en uno de los antipoemas)
Es una seriedad de solterona
La seriedad con el ceño fruncido
Es una seriedad de juez de letras
La seriedad con el ceño fruncido
Es una seriedad de cura párroco
La verdadera seriedad es otra:
La seriedad de Kafka,
La seriedad de Carlitos Chaplin
La seriedad de Chejov
La seriedad del autor del Quijote
La seriedad del hombre de gafas
(Érase un hombre a una nariz pegado
Érase una nariz superlativa)

Yo sostengo y defiendo
La seriedad del Cuerpo de Bomberos
La seriedad de la Iglesia Católica
La seriedad de las Fuerzas Armadas
(Érase un hombre a una nariz pegado
Érase una nariz superlativa)
La seriedad de la Bomba de Hidrógeno
La seriedad del presidente Kennedy.

La seriedad de frac
Es una seriedad de panteonero:
La verdadera seriedad es cómica.

Opera, además, una razón de orden afectivo. Hace tanto, tanto tiempo que no converso con mi amigo Pablo, con mi hermano mayor, con mi maestro -al Pablo Neruda 1962 no le he visto ni la luz- que sería absurdo dejar pasar tan espléndida oportunidad.

Hasta don Carlos Nascimento se queja de lo difícil que resulta hoy por hoy un encuentro con nuestro festejado. Su persona ha desaparecido de la circulación. Las escasas noticias que podemos obtener de él nos llegan refractadas y enrarecidas a través de los prismas intermediarios.

Empezaré por tratar de establecer la importancia que tiene para mí el acto que preside en estos momentos nuestro magnífico decano, escritor y filósofo, Eugenio González, ex senador y ex ministro de Estado.

No sé si voy a pecar de rebuscamiento, pero no puedo dejar de relacionar este acto de recepción a nuestro poeta máximo con el antiacto de desafuero de que fue víctima inocente el senador Pablo Neruda el año 1949, durante la consabida administración de González Videla. Todavía no me explico el derecho que pueda tener un grupo de individuos para arrebatar un fuero que es concedido por el pueblo a través del mecanismo de la votación democrática.

Paradojas de la democracia dirán ustedes para consolarme, paradojas de la democracia me digo yo también, apretando con ira los puños y las mandíbulas.

Los hechos fueron esos: las puertas del Senado se cerraron para Neruda. Pero he aquí que yo, en el nombre de todos mis colegas, me honro esta noche en abrirle de par en par las puertas de la Facultad de Filosofía y Educación de la Universidad de Chile. Mientras el poder temporal lo despoja de su medalla de representante del pueblo, que Neruda conquistó en buena lid, don Andrés Bello lo llama desde la eternidad de su columna de mármol y lo proclama su hijo predilecto.

En el centro de gravedad de estas dos fuerzas de atracción y repulsión es donde sitúo yo la importancia de la ceremonia que se desarrolla en esta sala. La Historia se puede equivocar en un instante determinado, nos dice la voz de la experiencia cristalizada en lugar común, pero a la larga termina por rectificar sus errores.


* * *

Tanto por la cantidad abrumadora como por la calidad insuperable, la obra realizada por Neruda desde Crepusculario (1923) hasta los Cantos Ceremoniales (1961) en un proceso permanente de expansión y desarrollo, que va desde el poema nostálgico, personal e íntimo según los cánones de la poesía chilena del primer cuarto de siglo, al arrebato convulsivo del Hondero Entusiasta para tomar la forma de lamento fúnebre de proyecciones metafísicas incalculables en Residencia en la Tierra, puede ser calificada de titánica, sin peligro de caer en exageración.

Neruda ha desviado el curso de medio siglo de poesía de habla española, señala Chelsea X (1961) y deberá ser juzgado en último término por el Canto General que para la revista norteamericana representa la culminación de su obra.

“Nadie, en la historia de la poesía de lengua española”, sostiene Fernando Alegría en su Whitman en Hispanoamérica, “ensayó nunca una obra poética de tan profundos y ambiciosos alcances como el Canto General”. Y con tan óptimos resultados, agregamos nosotros: el Canto General y el Martín Fierro, cada una en su género, son seguramente las obras máximas de la poesía hispanoamericana, lo que no es poco decir en una literatura que cuenta con obras tan categóricas como las de Rubén Darío, Gabriela Mistral, Vicente Huidobro, Nicolás Guillén y César Vallejo.

Aquí se abre otro paréntesis:

Para algunos “lectores exigentes” el Canto General es una obra dispareja, La Cordillera de los Andes es también una obra dispareja, señores “lectores exigentes”.

Se cierra el paréntesis.

Tarde o temprano todos tendremos que ser medidos con este metro en expansión permanente que es Neruda. Tratemos de visualizarlo.

Desde el punto de vista de las edades del hombre, que en este caso coincide perfectamente con las edades de la obra (edad emocional = edad cronológica), hecho que de por sí constituye la mejor garantía de desarrollo natural, distingo tres etapas fundamentales en la evolución del pensamiento poético de Neruda: la poesía adolescente que va de Crepusculario al Hondero Entusiasta, la poesía juvenil de Residencia en la Tierra y la poesía madura que culmina con el Canto General y consolida definitivamente al hombre en el paraíso terrenal de las Odas Elementales.

En líneas generales se podría decir que el proceso de desarrollo de nuestro poeta ha consistido:

I. En una caída de la torre inclinada de la conciencia al abismo del subconsciente nebuloso y caótico.

II. En una permanencia más o menos dilatada del ser en esa atmósfera irrespirable, y

III. En una vuelta triunfante a la realidad, después de una lucha cruenta.

La primera etapa es la del dolor: “Ah mi dolor, amigos, ya no es dolor de humano” (El Hondero Entusiasta).

La segunda etapa corresponde al ensimismamiento producido por el dolor reiterado e ininteligible: “El corazón pasando un túnel oscuro, oscuro, oscuro” (De Sólo la Muerte, Residencia en la Tierra).

Y la tercera es la etapa de la curación por el método marxista: “Me has hecho ver la claridad del mundo y la posibilidad de la alegría” (A mi partido, Canto General).

Dicho en otros términos: el sujeto entra en conflicto con el medio, se evade de él como solución de emergencia y se reconcilia finalmente con la vida a través de un proceso de racionalización de los problemas.


* * *

A pesar de las apariencias, señoras y señores, el informe que estamos elaborando no es un informe psicoanalítico, por cuanto los posibles problemas psicológicos implicados no valen aquí sino en la medida en que ellos simbolizan un desajuste del organismo social. Nosotros no estamos formulando una teoría de la neurosis. Estamos estudiando el drama de un hombre inteligente y sensible que pugna por encontrar su lugar en el mundo. El enfermo no es él, sino la sociedad.

Nuestra crítica al psicoanálisis se puede resumir en el siguiente aforismo: el hecho de que un sujeto mejore de una quemadura no quiere decir que quede vacunado contra quemaduras futuras.

Aclarada la ambigüedad aparente de nuestro análisis conviene dejar constancia de que la trayectoria nerudiana es susceptible aún de las siguientes formulaciones equivalentes:

Conflicto, Ruptura, Reconciliación
Crepúsculo, Noche, Amanecer
Choque, Repliegue, Avance victorioso
Otoño, Invierno, Primavera-Verano
Tesis, Antítesis, Síntesis.

Trabajo típico del período de la desesperación caótica, donde los arrullos se mezclan a las imprecaciones, los gritos de socorro a los aullidos de protesta y los alaridos de dolor a los gimoteos y espasmos sexuales, es el Canto I del Hondero Entusiasta que se abre con unos acordes a toda orquesta, verdaderos pinchazos a la médula, a la manera de las ocho primeras notas de la V Sinfonía.

Hago girar mis brazos como dos aspas locas
en la noche toda ella de metales azules.
Hacia donde las piedras no alcanzan y retornan,
Hacia donde los fuegos oscuros se confunden,
Al pie de las murallas que el viento inmenso abraza.
Corriendo hacia la muerte como un grito hacia el eco.

El lejano, hacia donde ya no hay más que la noche
y la ola del designio, y la cruz del anhelo.
Dan ganas de gemir el más largo sollozo.
De bruces frente al muro que azota el viento inmenso.

Pero quiero pisar más allá de esa huella:
pero quiero voltear esos astros de fuego:
lo que es mi vida y es más allá de mi vida,
eso de sombras duras, eso de nada, eso de lejos:
quiero abrazarme en las últimas cadenas que me aten,
sobre este espanto erguido, en esta ola de vértigo,
y echo mis piedras trémulas hacia este país negro,
solo, en la cima de los montes,
solo, como el primer muerto,
rodando enloquecido, presa del cielo oscuro,
que mira inmensamente, como el mar en los puertos.

Aquí, la zona de mi corazón,
llena de llanto helado, mojada en sangres tibias.
Desde él, siento saltar las piedras que me anuncian.
En él baila el presagio del humo y la neblina.
Todo de sueños vastos caídos gota a gota.
Todo de furias y olas y mareas vencidas.
Ah, mi dolor amigos, ya no es dolor de humano.
Ah, mi dolor amigos, ya no cabe en mi vida.
Y en él cimbro las hondas que van volteando estrellas!
Y en él suben mis piedras en la noche enemiga!
Quiero abrir en los muros una puerta. Eso quiero,
Eso deseo. Clamo. Grito. Lloro. Deseo.
Soy el más doloroso y el más débil. Lo quiero.

El lejano, hacia donde ya no hay más que la noche.
Sufro, sufro y deseo. Deseo, sufro y canto.
Río de viejas vidas, mi voz salta y se pierde.
Tuerce y destuerce largos collares aterrados.
Se hincha como una vela en el viento celeste.
Rosario de la angustia, yo no soy quien lo reza.
Hilo desesperado, yo no soy quien lo tuerce.
El salto de la espada a pesar de los brazos.
El anuncio en estrellas de la noche que viene.
Soy yo: pero es mi voz la existencia que escondo.
El temporal de aullidos y lamentos y fiebres.
La dolorosa sed que hace próxima el agua.
La resaca invencible que me arrastra a la muerte.

Gira mi brazo entonces, y centellea mi alma.
Se trepan los temblores a la cruz de mis cejas.
He aquí mis brazos fieles! He aquí mis manos ávidas!
He aquí la noche absorta! Mi alma grita y desea!
He aquí los astros pálidos todos llenos de enigma!
He aquí mi sed que aúlla sobre mi sed ya muerta!
He aquí los cauces locos que hacen girar mis ondas!
Las voces infinitas que preparan mi fuerza!
Y doblado en un nudo de anhelos infinitos,
en la infinita noche, suelto y suben mis piedras.
Más allá de esos muros, de esos límites,
lejos. Debo pasar las rayas de la lumbre y la sombra.
Por qué no he de ser yo? Grito. Lloro. Deseo.
Sufro, sufro y deseo. Cimbro y zumban mis ondas.
El viajero que alargue su viaje sin regreso.
El ondero que trice la frente de la sombra.
Las piedras entusiastas que hagan parir la noche.
La flecha, la centella, la cuchilla, la proa.
Grito. Sufro. Deseo. Se alza mi brazo, entonces,
hacia la noche llena de estrellas en derrota.

He aquí mi voz extinta. He aquí mi alma caída.
Los esfuerzos baldíos. La sed herida y rota.
He aquí mis piedras ágiles que vuelven y me hieren.
Las altas luces blancas que bailan y se extinguen.
Las húmedas estrellas absolutas y absortas.
He aquí las mismas piedras que alzó mi alma en combate.
He aquí la misma noche desde donde retornan.

Soy el más doloroso y el más débil. Deseo.
Deseo, sufro, caigo. El viento inmenso azota.
Ah, mi dolor amigos, ya no es dolor de humano!
Ah, mi dolor amigos, ya no cabe en la sombra!
En la noche, toda ella de astros fríos y errantes,
hago girar mis brazos como dos aspas locas.

El segundo período de la odisea nerudiana, que hemos llamado período nocturno, ha inspirado varios estudios, entre los que se destaca Poesía y Estilo de Pablo Neruda. “No hay poeta alguno, sostiene su autor Amado Alonso, futurista, dadaísta o super realista, que lleve con tanta dignidad y plenitud de sentido, como Neruda, la representación de nuestro tiempo. En ninguno muestran una tan íntima coherencia e identidad de fondo las grietas y desmoronamientos formales, la ruptura con la tradición, la atención fragmentaria a la poesía, las imágenes como relámpagos superpuestos y truncados, la visión desintegradora del mundo y la omnipresencia de la angustia metafísica”.

“En la poesía inglesa de los últimos tiempos”, agrega Jorge Elliott en su Antología Crítica de la Poesía Chilena, “sólo Hart Crane y Dylan Thomas han logrado expresarse con éxito en una dicción poética de naturaleza análoga y vale la pena recordar que el poeta inglés, George Sutherland Frazer llama a Neruda el “maestro máximo” en el uso de un lenguaje poético que según él se caracteriza por su imprecisión denotativa que funciona como la música, si no se olvida que no son los sonidos de las palabras los que justifican la comparación, sino la forma en que se asocian los contenidos”.

“Resulta algo tan impresionante”, continúa Elliott, poniendo de relieve la autenticidad del mensaje nerudiano, “como la narración de un locutor radial que presencia inesperadamente un accidente aeronáutico, un terrible incendio o mejor aún, que ha bajado de buzo a las profundidades del océano y que describe asombrado, por un micrófono inserto en su escafandra, ese universo oscuro y aterrador”.

Las informaciones que recibimos del vate son informaciones de primera mano, declaraciones de testigo ocular:

Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
navegando en un agua de origen y ceniza.

El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.

Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.

Sin embargo sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
Sería bello
ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío.

No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
vacilante extendido, tiritando de sueño,
hacia abajo, en las tapias mojadas de la tierra,
absorbiendo y pensando, comiendo cada día.

No quiero para mí tantas desgracias.
No quiero continuar de raíz y de tumba,
de subterráneo solo, de bodega con muertos,
aterido, muriéndome de pena.

Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche.

Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.

Hay pájaros de color de azufre y horribles intestinos
colgando de las puertas de las casas que odio,
hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
hay espejos
que debieran haber llorado de vergüenza y espanto,
hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.

Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas que lloran
lentas lágrimas sucias.


* * *

Para ilustrar en forma satisfactoria la etapa de la poesía de integración habría que disponer de un poco de tiempo. Recordemos que ella constituye las tres cuartas partes de la obra total. No será posible por ahora, porque sólo disponemos de algunos minutos: todo el mundo está inquieto por escuchar la palabra personal del nuevo miembro académico que se incorpora a nuestra casa. Los saludos de bienvenida no se pueden extender hasta el infinito. Queremos disfrutar de nuestro huésped, oír el metal de su voz, estrechar cordialmente su mano.

Sólo nos limitaremos a señalar dos instantes en este período de maduración, el más rico de todos, en que el espíritu del poeta se proyecta en todas direcciones con una generosidad que no reconoce límites, como un trigal de las colinas de Píllanlelbún, o como una viña de los alrededores de Chillán: el momento de la lucha con el dragón y el momento de la victoria definitiva.

En el Hombre Invisible se ve concentrada en una sola imagen la esencia del conflicto nerudiano, que no es otro que el conflicto central del hombre moderno, el paso del yo al nosotros. Y en la Oda al Caldillo de Congrio, que en realidad puede calificarse de poesía para después de la revolución, el poeta ha resuelto todos sus problemas y se sienta sonriente a la mesa, a disfrutar del banquete marítimo y terrestre.

El Hombre Invisible

Yo me río
me sonrío
de los viejos poetas.
Yo adoro toda
la poesía escrita,
todo el rocío,
luna, diamante, gota
de plata sumergida,
que fue mi antiguo hermano,
agregando a la rosa,
pero me sonrío
siempre dicen “yo”
a cada paso
les sucede algo,
es siempre “yo”
por las calles
sólo ellos andan
o la dulce que aman
nadie más,
no pasan pescadores,
ni libreros,
no pasan albañiles,
nadie se cae de un andamio,
nadie sufre,
nadie ama,
sólo mi pobre hermano,
el poeta,
a él le pasan
todas las cosas
y a su dulce querida,
nadie vive
sino él sólo
nadie llora de hambre
o de ira
nadie sufre en sus versos
porque no puede
pagar el alquiler,
a nadie en poesía
echan a la calle
con camas y con sillas
y en las fábricas
tampoco pasa nada,
no pasa nada,
se hacen paraguas, copas,
armas, locomotoras,
se extraen minerales
rascando el infierno,
hay huelga
vienen soldados,
disparan,
disparan contra el pueblo,
es decir contra la poesía,
y mi hermano
el poeta
estaba enamorado,
o sufría
porque sus sentimientos
son marinos,
ama los puertos
remotos, por sus nombres,
y escribe sobre océanos
que no conoce;
junto a la vida, repleta
como el maíz de granos
él pasa sin saber
desgranarla,
él sube y baja
sin tocar la tierra,
o a veces
se siente profundísimo
y tenebroso,
él es tan grande
que no cabe, en sí mismo;
se enreda y desenreda,
se declara maldito,
lleva con gran dificultad la cruz
de las tinieblas,
piensa que es diferente
a todo el mundo,
todos los días come pan
pero no ha visto nunca
un panadero
ni ha entrado a un sindicato
de panificadores,
y así mi pobre hermano
se hace oscuro,
se tuerce y se retuerce
y se halla;
interesante,
interesante,
esta es la palabra,
yo no soy superior
a mi hermano,
pero sonrío,
porque voy por las calles
y sólo yo no existo,
la vida corre
como todos los ríos,
yo soy el único
invisible,
no hay misteriosas sombras,
no hay tinieblas,
todo el mundo me habla,
me quieren contar cosas,
me hablan de sus parientes,
de sus miserias
y de sus alegrías,
todos pasan y todos
me dicen algo,
¡y cuántas cosas hacen!
cortan maderas,
suben hilos eléctricos,
amasan hasta tarde en la noche
el pan de cada día,
con una lanza de hierro
perforan las entrañas de la tierra
y convierten el hierro
en cerraduras,
suben al cielo y llevan
cartas, sollozos, besos,
en cada puerta
hay alguien,
nace alguno,
y me espera la que amo,
y yo paso y las cosas
me piden que las cante,
yo no tengo tiempo,
debo pensar en todo,
debo volver a casa,
pasar al Partido,
qué puedo hacer,
todo me pide
que hable
todo me pide
que cante y cante siempre,
todo está lleno
de sueños y sonidos,
la vida es una caja
llena de cantos, se abre
y vuela y viene
una bandada
de pájaros
que quieren contarme algo
descansando en mis hombros,
la vida es una lucha
como un río que avanza
y los hombres
quieren decirme,
decirte,
por qué luchan,
se mueren,
por qué mueren,
y yo paso y no tengo
tiempo para tantas vidas,
yo quiero
que todos vivan
en mi vida
y canten en mi canto,
yo no tengo importancia,
no tengo tiempo
para mis asuntos,
de noche y de día
debo anotar lo que pasa,
y no olvidar a nadie.
Es verdad que de pronto
me fatigo
y miro las estrellas,
me tiendo en el pasto, pasa
un insecto color de violín,
pongo el brazo
sobre un pequeño seno
o bajo la cintura
de la dulce que amo,
y miro el terciopelo
duro
de la noche que tiembla
con sus constelaciones congeladas,
entonces
siento subir a mi alma
la ola de los misterios,
la infancia,
el llanto de los rincones,
la adolescencia triste,
y me da sueño,
y duermo
como un manzano,
me quedo dormido
de inmediato
con las estrellas o sin las estrellas,
con mi amor y sin ella,
y cuando me levanto
se fue la noche
la calle ha despertado antes que yo,
a su trabajo
van las muchachas pobres,
los pescadores vuelven
del océano,
los mineros
van con zapatos nuevos
entrando en la mina,
todo vive,
todos pasan,
andan apresurados,
y yo tengo apenas tiempo
para vestirme,
yo tengo que correr:
ninguno puede
pasar sin que yo sepa
adónde va, qué cosa
le ha sucedido.
No puedo
sin la vida vivir,
sin el hombre ser hombre
y corro y veo y oigo
y canto,
las estrellas no tiene
nada que ver conmigo,
la soledad no tiene
flor ni fruto.
Dadme para mi vida
todas las vidas,
dadme todo el dolor
de todo el mundo,
yo voy a transformarlo
en esperanza.
Dadme
todas las alegrías,
aún las más secretas,
porque si así no fuera,
¿cómo van a saberse?
Yo tengo que cantarlas,
Dadme
la lucha
de cada día
porque ellas son mi canto,
y así andaremos juntos,
codo a codo,
todos los hombres,
mi canto los reúne:
el canto del hombre invisible
que canta con todos los hombres.


* * *

Oda al caldillo de congrio

En el mar
Tormentoso
de Chile
vive el rosado congrio,
gigante anguila
de nevada carne.
Y en las ollas
chilenas,
en la costa,
nació el caldillo
grávido y suculento,
provechoso.
Lleven a la cocina
el congrio desollado,
su piel manchada cede
como un guante
y al descubierto queda
entonces
el racimo del mar,
el congrio tierno
reluce
ya desnudo,
preparado
para nuestro apetito.
Ahora
Recoges
ajos,
acaricia primero
ese marfil
precioso,
huele
su fragancia iracunda,
entonces
deja el ajo picado
caer con la cebolla
y el tomate
hasta que la cebolla
tenga color de oro.
Mientras tanto
se cuecen
con el vapor
los regios
camarones marinos
y cuando ya llegan
a su punto,
cuando cuajó el sabor
en una salsa
formada por el jugo
del océano
y por el agua clara
que desprendió la luz de la cebolla,
entonces
que entre el congrio
y se sumerja en gloria,
que en la olla de aceite,
se contraiga y se impregne.
Ya sólo es necesario
dejar en el manjar
caer la crema
como una rosa espesa,
y al fuego
lentamente
entregar el tesoro
hasta que en el caldillo
se calienten
las esencias de Chile,
y a la mesa
lleguen recién casados
los sabores
del mar y de la tierra,
para que en ese plato
tú conozcas el cielo.

Resumiendo este somero análisis podría decirse que la misión llevada a feliz término por Pablo Neruda a lo largo de 40 años de investigación espiritual ha consistido en suprimir los falsos problemas individuales que oscurecen artificialmente la visual y en el planteamiento seguido de la correspondiente solución de los problemas propiamente tales. De todo lo cual pareciera surgir la enseñanza de que la plenitud del individuo es la resultante natural de su integración correcta a la lucha social. Fuera de ella, fuera de la lucha social, todo es dolor, todo es tiniebla; todos los caminos conducen a la locura.

El hombre contemporáneo puede perfectamente doparse con whisky, con religión, con arte puro, con sexo, con palabras, con oro, con sangre, con cualquiera de los frutos envenenados de la cultura burguesa, pero no puede sentirse bien, no puede respirar a todo pulmón, no puede florecer en todo el esplendor de su cuerpo y de su espíritu sino cumpliendo sus deberes de hombre contemporáneo:

Ayer la anticipación del futuro por medio de los naipes
la adivinación por el agua; el invento de la rueda
y el reloj; la domesticación del caballo.
Ayer el activo mundo de los navegantes.

Ayer la abolición de las hadas y de los gigantes,
la fortaleza contemplando el valle como un águila inmóvil,
la capilla erigida dentro del bosque espeso;
ayer la talla de ángeles y de alarmantes gárgolas.

El juicio de los herejes entre columnas de piedra;
Ayer los feudos teológicos en todas las tabernas
y la cura milagrosa en la vertiente;
ayer el aquelarre; pero hoy, la lucha.

Ayer la instalación de dinamos y de turbinas,
de líneas férreas en los desiertos coloniales;
ayer, la clásica conferencia
acerca del origen del hombre; pero hoy, la lucha.

Ayer, fe absoluta en los valores helénicos,
la caída del telón tras la muerte de un héroe;
las graves oraciones a la hora de la puesta de sol,
Ayer la adoración de un loco, pero hoy, la lucha.
……………………………………………………

Madrid es el corazón. Nuestros momentos de ternura florecen ahí
en forma de ambulancias y de sacos de arena.
Nuestras horas de amistad ingresan al ejército del pueblo.

Mañana quizás el futuro. La investigación acerca de la fatiga
y el movimiento de barcos de cabotaje; la exploración gradual
de todas las octavas de la radiación;
mañana el engrandecimiento de la conciencia por medio de regímenes alimenticios.

Mañana el redescubrimiento del amor romántico;
las fotografías del cuervo, todas las diversiones
bajo la noble sombra de la libertad;
mañana la hora del director de escena y también la del músico.

El bello rugir de un coro bajo la inmensa cúpula;
mañana el intercambio de ideas acerca de la crianza de perros finos,
la entusiasta elección de un comité
por un repentino bosque de manos elevadas. Pero hoy, la lucha.
……………………………………………………

Mañana los paseos por el lago, las semanas de perfecta comunión;
Mañana las carreras de bicicletas
por los suburbios en atardeceres de verano. Pero hoy, la lucha.

(De “España”, de Wystan Hugh Auden. Traducción. de Jorge Elliott).

La significación y la influencia de Neruda no se reducen pues, en manera alguna, al plano de las imágenes poéticas.

Como lo dijo García Lorca, su poesía está más cerca de la sangre que de la tinta y constituye una componente importante del pensamiento revolucionario del siglo XX.

Por eso es que no se puede hablar de Neruda en abstracto, porque él no es un poeta de salón ni un buda absorto en la contemplación del ombligo. Fundamentalmente, él es un poeta social, un Maiakowsky de habla española, un ser humano que ha sorteado todos los peligros. Las flechas inflamadas que él arroja al espacio no vuelven ya a su punto de partida como las piedras de doble filo del Hondero Entusiasta, sino que se incrustan en la frente y en el corazón del lector por muy gruesa que sea la capa de plomo que los cubra.

en: Pablo Neruda y Nicanor Parra, Discursos, Santiago, Nascimento, 1962.

de Manuel Gandarias Carmona Publicado en Nube

EL 77% DE LOS MUNICIPIOS DE MADRID CON ESPERANZA

El PP es el partido preferido por los madrileños, que tienen a partir de este sábado 139 alcaldes populares en la región. De los 179 municipios de la Comunidad el 77% estarán gobernados por ediles del PP, lo que supone 119 alcaldías más que los socialistas, que tendrán 20 regidores. Despues de las elecciones del 22 de mayo el PP, que ganó de forma abrumadora en 147 localidades, sólo ha perdido ocho alcaldías, las de Torrelaguna, Miraflores, El Boalo, Rascafría, Bustarviejo, Torrelodones y Pezuela de las Torres.

El PP va a gobernar los próximos años en tradicionales feudos de izquierdas como Collado Villalba, Getafe, Leganés, Camarma de Esteruelas, Aranjuez o Alcorcón y se afianza con holgada mayoría en Torrejón de Ardoz, Alcobendas, San Sebastián de los Reyes o Móstoles.

En total gobernará con mayoría absoluta en 109 municipios: Madrid, La Acebeda, Ajalvir, Alameda del Valle, El Álamo, Alcobendas, Alcorcón, Alpedrete, Ambite, Anchuelo, Arganda del Rey, Aranjuez, Arroyomolinos, Becerril de la Sierra, Belmonte del Tajo, Belvis del Jarama, El berrueco, Berzosa de Lozoya, Boadilla del Monte, Braojos, Brea del Tajo, Buitrago, Cabanillas de la Sierra, La Cabrera, Cadalso de los Vidrios, Canencia, Carabaña, Cenicientos, Cervera de Buitrago, Chinchón, Cobeña, Collado Mediano, Collado Villalba, Colmenar de Arroyo, Colmenar de Oreja, Colmenar Viejo, Corpa, Cubas de la Sagra, Daganzo, El Escorial, Estremera, Fresnedillas de la Oliva, Fresno del Torote, Garganta de los Montes, Gargantilla del Lozoya, Gascones, Guadalix de la Sierra, La Hiruhela, Horcajuelo, Hoyo de Manzanares, Humanes, Loeches, lozoyuela, Madarcos, Majadahonda, Meco, El Molar, Montejo de la Sierra, Moraleja de Enmedio, Moralzarzal, Morata de Tajuña, Móstoles, Navalcarnero, Navas del Rey, Nuevo Baztán, Patones, Pelayos de la Presa, Perales de Tajuña, Pinilla del Valle, Pinto, Pozuelo da Alarcón, Prádena del Rincón, Puebla de la Sierra, Puentes Viejas, Quijorna, Rediueña, Ribatejada, Robledillo de la Jara, Robledo de Chavela, Las Rozas de Madrid, Rozas de Puerto Real, San Agustín de Guadalix, San Lorenzo del Escorial, San Martín de la Vega, San Sebastián de los Reyes, Santa María de la Alameda, Santorcaz, La Serna del Monte, Sevilla la Nueva, Soto del Real, Talamanca del Jarama, Tielmes, Titulcia, Torrejón de Ardoz, Tres Cantos, Valderacete, Valdeavero, Valdelaguna, Valdemaqueda, Valdemoro, Valdeolmos-Alalpardo, Valdetorres del Jarama, Valdilecha, Villa del Prado, Villamanrique del Tajo, Villamantilla, Villanueva de la Cañada, Villar del Olmo y Zarzalejo.

A pesar de haber ganado con mayorías simples, el PP va a gobernar sin pactos en Alcalá de Henares, Algete, Ciempozuelos, Batres, Camarma de Esteruelas, Brunete, Ciempozuelos, Galapagar, Camporeal, Colmenarejo, Coslada, Getafe, Griñón, Leganés, Mejorada del Campo, Navacerrada, Navalafuente, Pedrezuela, Pozuelo del Rey, Torrejón de la Calzada, Velilla de San Antonio, Villaconejos, Villanueva del Pardillo, Villarejo de Salvanés y Villavieja de Lozoya, y con acuerdos con otros partidos en Aldea del Fresno, Cercedilla, Paracuellos del Jarama, Torres de la Alameda, Valdemorillo y Villaviciosa de Odón.

 

 

de Manuel Gandarias Carmona Publicado en Nube

ESPAÑA Y EL TERRIBLE, HORRIBLE, ESPANTOSO, HORROROSO AÑO QUE NOS ESPERA

EL PARO, ESA LACRA QUE NOS VA A APLASTAR

Spain’s Terrible, Horrible, No Good, Very Bad Year

Joe Weisenthal | Apr. 27, 2012, 6:39 AM |
Business Insider

Hopefully you’re familiar with the popular children’s book: Alexander and the Terrible, Horrible, No Good, Very Bad Day.

That’s all we can think of when we look at Spanish economic data right now.

Fresh unemployment numbers have been released, and of course they’re dismal.

Check out the year-on-year percentage change in the number of unemployed persons in varous age groups.

chart

Read more: http://www.businessinsider.com/espaa-y-al-ao-terrible-horrorible-espantoso-horroroso-2012-4?utm_source=alerts#ixzz1tGvUXqys0

de Manuel Gandarias Carmona Publicado en Nube